comienza en 10 segundos
Una comunidad de siervos

Una comunidad de siervos

Existe la tentación de que nos distraigamos con la marcha propia de la iglesia, y nos olvidemos de que la iglesia existe para servir al mundo en el que Dios la ha puesto. Como organización eclesiástica, no debemos ignorar el sufrimiento ni el mal que existen a nuestro alrededor. Juntos, como comunidad y organización eclesiástica, somos el cuerpo de Cristo. Por ende, como comunidad debemos andar como lo hizo Jesús, llegar a la gente como lo hizo Jesús, y servir como si fuésemos las manos, los pies, la voz y el corazón de Jesús en el mundo actual.