Tras más de 10 años frente a las cámaras, los consejos que puedo ofrecerte para perder el miedo a las cámaras son muy similares a los que te daría para perder el miedo a hablar en público. El enemigo es el mismo: el temor a hacer el ridículo ante los demás, a no dar la talla, a no poder cumplir las expectativas…

Ante todo, lo más importante es eliminar los auto-prejuicios, preparar bien el tema que vas a exponer, tomar confianza con el equipo y el público, y aprender a relajarte.

En el plató de televisión hay un equipo de profesionales, que suele estar formado por el productor, el realizador, el regidor, los cámaras, tal vez los iluminadores, maquilladores, etc. Haya público o no, la sensación de “ser el centro de atención” estará presente, y puede resultar muy agobiante para algunas personas que no están acostumbradas a asumir este nuevo rol. Si es tu caso, no te pierdas los siguientes consejos.

Pacta la entrevista. Prepara el tema a conciencia y céntrate en el mensaje, no en ti.

Si te centras en ti, te centras en tus miedos. Debes concentrarte en el mensaje que vas a compartir. Reflexiona en por qué es importante. ¿De qué modo va a ayudar a las personas a las que va a llegar? Siéntete orgulloso de tu mensaje. Estúdialo, prepáralo en profundidad, hazte un “experto” en él.

Siempre que sea posible, trata de pactar las preguntas de tu entrevista con el productor del programa. Eso te dará una gran confianza y seguridad, porque al conocer las preguntas, puedes preparar bien las respuestas.

Visualiza y practica en casa

Practica frente al espejo y luego, cuando te sientas seguro, practica frente a unos amigos que hagan de público y otro de presentador.

Visualiza el programa. Si puedes, pide al productor algún programa anterior para poder ver la estructura y el funcionamiento, y poder imaginarte dentro de él.

Visualízate ahí sentado, hablando con el presentador (al que es básico que conozcas y con el que es importante que empatices. Eso te dará mucha seguridad. Los presentadores o conductores de programas son profesionales cuyo trabajo implica facilitarte las cosas y hacer que te sientas lo más cómodo posible a su lado).

Conoce al equipo y relaciónate con el público antes de salir.

Para perder el miedo, necesitas sentirte “a salvo”, cómodo, confiado. Y eso solamente es posible si entablas lazos con el equipo y el público. Cuando te relacionas y empatizas con las personas, comprendes que no desean juzgarte, sino conocerte y conocer el mensaje que tienes para ellas. Eliminar esos prejuicios hará que te sientas mucho más seguro y que la experiencia frente a las cámaras sea mucho más positiva.

El productor y el presentador son las dos personas principales con las que necesitas empatizar. Ambos son profesionales y tratarán de hacerte sentir cómodo.

Aprende a respirar y realiza técnicas de relajación

Aprender a respirar puede ayudarte a relajarte y a hablar correctamente. Respira con el diafragma y controla tu respiración. Las técnicas de relajación, por su parte, calmarán tus nervios.

Hay muchas técnicas de relajación, pero una muy útil y sencilla, que puedes hacer en cualquier momento y lugar, es:

  • Sentado, suelta todos los músculos de tu cuerpo. Cierra los ojos y concéntrate en cada parte de tu anatomía. Puedes comenzar por los pies, las piernas, sube al estómago, el pecho, los brazos, las manos, el cuello y la cabeza. Siente cada parte relajada y respira suavemente mientras piensas en ellas.

Procura un vestuario acorde y con el que te sientas cómodo.

El productor te habrá dado unas indicaciones acerca del vestuario. Dentro de esas indicaciones, elige un vestuario con el que te sientas bien. No solamente “guapo”, sino cómodo y a gusto. Sentirte bien con tu apariencia externa te ayudará a sentirte más seguro.

Aunque comprar ropa nueva es una opción, lo mejor es escoger dentro de tu armario alguna vestimenta que te hayas puesto en otras ocasiones, elegante, apropiada, que te quede bien, te haga sentir a gusto y esté acorde con las indicaciones del productor. Te aportará identidad y te recordará otros momentos más “naturales” en los que la has llevado y todo ha salido bien.

Sé tu mismo. Elimina la idea de que debes ser perfecto. Nadie lo es.

La perfección es una pesada losa que no debes autoimponerte. La idea de que los demás esperan que seas perfecto es absurda. Lo que esperan es que seas tu mismo, conocerte. Tus imperfecciones son parte de quien eres, y pueden resultar entrañables y hasta atractivas. ¿Cuántos personajes televisivos perfectos conoces?

Si es posible, busca herramientas que puedan facilitarte la exposición.

Pregunta al productor qué elementos puedes tener a tu alcance que faciliten tus intervenciones. Un teleprompter en tu cámara, como el del presentador, para poner los puntos clave de tus respuestas, puede ser una excelente herramienta de apoyo.

Más consejos:

Técnicas de relajación:

COMENTARIOS

Se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. No se responderán consultas sobre este asunto. Serán aceptados en este espacio solo comentarios relacionados a noticias y artículos y no anuncios comerciales. Por favor, mantenga todos los comentarios respetuosos y corteses con los autores y con otros lectores.

Esther Azón

About Esther Azón

Productora de TV & Redactora. Avalada por su cocina, redactora hasta en vacaciones, jugadora serial de Catán, esposa y madre.

Pin It on Pinterest