Lo mejor al terminar el juego es ver un cartel que dice: “YOU WIN” ¡GANASTE! Es una sensación indescriptible; saber que después de pasar por tantos obstáculos, finalmente has llegado a la meta.

A diferencia de un “simple juego”, todos nosotros tenemos solo una vida y luchamos día a día para conquistar nuestra propia batalla. La vida no es tan simple como a veces los medios la pintan, donde el éxito de algunas personas fue cuestión de poco esfuerzo, y aunque esto seguramente ya lo sabes vale la pena reforzar: cómo podemos luchar y alcanzar la victoria en la vida real, ya que la única cosa más desabrida de no poder alcanzar un sueño, es no poder correr para alcanzarlo, conformarse sin intentar y finalmente desistir de este.

Hablemos primero de las metas comunes como: graduarse, conseguir un buen trabajo, casarse, tener hijos, viajar por el mundo, construir tu propia casa (cada uno sabe lo que quiere). Para alcanzarlas, tenemos un sin número de caminos y aquí surge la primera barrera: ¡NOSOTROS! (sonido de aplausos) Comenzamos a pensar: ¿cuál de estos caminos me asegura el éxito y la felicidad sin generar algún arrepentimiento después? Pensamos y pensamos y no dormimos, continuamos pensando y es así como algunos adelgazan y otros engordan, en este proceso de ansiedad extrema.

Y la verdad es que no hay un camino mapeado y autenticado que nos sirva a todos para poder ser ricos, por ejemplo. Es cierto que todos debemos trazarnos objetivos, pero el cómo llegamos hasta ellos no es limitado por plantillas. Lo importante de esto es: que aunque nos sentamos inseguros debemos luchar, caernos, levantarnos y seguir para lograr nuestro sueño. Con esto crecemos, nos hacemos mejores personas y al final no nos sentiremos frustrados de no haberlo, por lo menos, intentado.

La frase cliché: “errar es de humanos” se adapta muy bien en esta parte, porque los errores no podemos evitarlos. ¡SORPRESA! No hay cómo recorrer un camino perfecto, y lo bueno de cometer errores es que podemos aprender y crecer, mejorar la técnica y al fin convertirnos en los EINSTEIN de la familia.

Y ahora hablemos de una meta mayor: ¡llegar al cielo! Acaso ¿no quieres una vida totalmente distinta a la que cualquier humano puede imaginar? No es un juego, es la recompensa final de luchas y pruebas pasadas, con la ayuda de armas celestiales, que nuestro amigo Jesús nos dejó: la Biblia, la oración, el amor y su sacrificio por nosotros. Con eso enfrentamos los males, caemos y nos levantamos para ser mejores y trazar un camino que no tiene atajos; pero en el que podemos aprender, obtener pequeños triunfos, ganar algunas estrellas para nuestra corona y al fin llegar a nuestro destino final.

Recuerda: sólo tenemos una vida para recorrer este nivel, si logramos terminarlo con éxito, el siguiente será muchísimo mejor. Así que adelante ¡Conquista la batalla!

Conquista la batalla

COMENTARIOS

Se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. No se responderán consultas sobre este asunto. Serán aceptados en este espacio solo comentarios relacionados a noticias y artículos y no anuncios comerciales. Por favor, mantenga todos los comentarios respetuosos y corteses con los autores y con otros lectores.

Miguel Bervis

About Miguel Bervis

Comunicador Social por profesión. Diseñador, Productor, Escritor, fotógrafo y creativo por pasión.

Pin It on Pinterest