Si bien la imagen en movimiento se inventó hace ya más de un siglo, es cierto que hoy en día, con el auge de las redes sociales y los dispositivos móviles (especialmente tabletas y teléfonos inteligentes), los vídeos forman parte de nuestro día a día. Tal es su alcance, que se hacen vídeos para todo, desde tutoriales muy básicos hasta vídeo resúmenes de grandes eventos.

Este tipo de contenidos se realizan por diferentes razones; son muy habituales en el deporte, donde, además de repasar los momentos clave del partido, sirven para analizar y comentar posteriormente las jugadas. No obstante, se utilizan en todo tipo de eventos (congresos, convenciones, jornadas, charlas…), hasta el punto de convertirse en un elemento imprescindible, tanto para asistentes o medios de comunicación como para interesados que no pueden acudir en persona. Salvando las distancias, podemos destacar cinco claves para realizar un buen vídeo resumen.

La calidad de la imagen y el sonido.

Puede parecer una obviedad, pero es importante que no se cuele ningún plano con fallos o de diferente calidad; esto es fundamental, ya que seguramente el vídeo se realice con contenido generado por diferentes cámaras (siempre dependiendo de lo grande que sea el evento). En segundo lugar, pero no menos importante: la calidad de audio; muchas veces se le presta menos atención, y es muy habitual que para un vídeo resumen no se tenga en cuenta el sonido captado cuando el vídeo final utilizará música, efectos y locución sobre la imagen en vez del sonido captado en la grabación.

La duración.

Otra obviedad. Un vídeo resumen lo que hace es resumir. Aunque todo sea importante, en este caso se recogen los momentos más destacables. Por lo tanto, la duración debe ser muy reducida. Siempre dependerá del tipo de evento: un partido de fútbol se puede resumir en unos 3-5 minutos, pero si lo que resumimos es la temporada, probablemente pasemos a unos 7-10 minutos. Si realizamos el resumen de un congreso, normalmente con un vídeo por jornada se puede recoger lo más destacado en unos 3-5 minutos. Hay que tener en cuenta también que vivimos en la cultura de la vía rápida; si queremos llegar al público, debemos contarlo todo en tiempo récord.

El contenido.

Según el evento, tendremos más libertad o menos para destacar según qué elementos. Si se trata de un evento deportivo, normalmente los planos serán muy parecidos entre sí: jugadores, campo o zona de juego, público ocasionalmente… En el caso de un congreso o unas jornadas se puede incluir contenido más variado: un ponente durante su charla, público (atendiendo, tomando anotaciones, etc.), declaraciones de asistentes, organizadores… La clave está en saber los recursos que ofrece cada evento y aprovercharlos al máximo.

El ritmo.

muy ligado a la duración y al contenido. En este caso lo que hay que tener en cuenta es el dinamismo; se trata de realizar un vídeo con el contenido más destacado, pero al mismo tiempo los planos deben tener ritmo y mantener la atención del espectador. Esto suele ser más sencillo de conseguir en un evento deportivo; sin embargo, en una charla o unas jornadas no tanto. En esto casos en que el contenido no es suficientemente diverso, una buena alternativa es aportar dinamismo mediante movimientos de cámara, barridos, panorámicas, planos detalle…

La preparación previa.

Puede parecer innecesaria, ya que en cualquier evento, del tipo que sea, el contenido generado es tan inmenso que seguro (¿seguro?) vamos a tener material para un vídeo resumen. No obstante, una preparación previa hará que el vídeo sea mucho más coherente y tendríamos la certeza de que no nos falta ningún tipo de contenido, con el punto de vista y la duración que necesitamos. Un ejemplo podría ser el resumen de unas charlas; hay algunos planos que a ciencia cierta necesitaremos, o, al menos, estaría muy bien verlos en un vídeo resumen: un plano abierto de toda la sala, con público y escenario; algunos planos del ponente en diferentes momentos, con diferentes perspectivas y proximidad; imágenes del público, preferiblemente atendiendo, asintiendo, tomando notas, aplaudiendo…; planos detalle de elementos importantes de la sala; declaraciones de los asistentes o el ponente a la salida… todos estos recursos facilitarán la edición del vídeo resumen. Además, si antes de grabar se tiene en cuenta que este tipo de contenido se necesita, y se graba, el tiempo invertido en esta tarea sería menor que si se graba omitiendo esta preparación, ya que a la hora de editar habría que visionar muchas horas de contenido.

Estos son solo algunos consejos genéricos que recomiendo en base a mi trabajo, pero la lista se puede completar con más ejemplos. Además, como todo, la experiencia tiene mucho que decir: cuantos más vídeo resúmenes hagas, mejor te quedarán.

COMENTARIOS

Se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. No se responderán consultas sobre este asunto. Serán aceptados en este espacio solo comentarios relacionados a noticias y artículos y no anuncios comerciales. Por favor, mantenga todos los comentarios respetuosos y corteses con los autores y con otros lectores.

Carmen Hagiu

Acerca de Carmen Hagiu

Apasionada de la comunicación y las series, campeona indiscutible del Tetris; en ocasiones cocina.

Pin It on Pinterest