Si bien es cierto que la mayoría de las personas teme más a una entrevista en televisión que a una en radio, también lo es que no es fácil enfrentarse al micro por primera vez. Por eso, hoy queremos dejarte algunos consejos que, esperamos, puedan serte útiles en tu aproximación a este maravilloso y entrañable medio de comunicación.

Como productora con más de 10 años de experiencia en medios (TV y radio), conozco la importancia de la motivación, y sé que “hace más el que quiere que el que puede”. Por eso, lo primero que tienes que saber es que la mente es tan importante, o más, que la voz. Debes eliminar todos tus miedos y prejuicios y acercarte a esta nueva experiencia con confianza y ganas de aprender y pasarlo bien. Seguramente, a tu lado, estarán el conductor del programa (que muchas veces suele ser además el productor), y el técnico. Apóyate en ellos y haz caso de sus consejos.

Comparto contigo diez prácticos y útiles trucos para hablar en radio:

1. Deja tus miedos fuera de la “pecera” y prepárate para disfrutar.

Casi siempre es más lo que pensamos que va a pasar que lo que pasa en realidad. El miedo a lo desconocido es absolutamente natural. Puedes temer hacer el ridículo, no saber qué decir, quedarte en blanco… Pero recuerda que ninguno de esos pensamientos es real. Es tu miedo el que habla, y puedes elegir no hacerle caso. Como dicen por ahí “nadie nace sabiendo”, y aunque es cierto que hay personas que tienen un “don” para los medios, (como las hay para la música o para la cocina, etc.), también lo es que todo lo que se practica acaba por aprenderse, y que es más lo que se logra a través del empeño y el esfuerzo que lo que pueden ofrecer los dones, si no se trabajan adecuadamente.

2. Estudia bien el tema y el guión (si tienes uno). Infórmate al máximo. Prepara el programa con antelación. Practica.

Leer mucho es parte imprescindible del día a día de un buen comunicador. Debes estar informado de todo lo que está pasando y, de lo que ha pasado. Cuanta más cultura, más “artillería” y de mayor calidad.

Si tienes un guión, o el productor del programa te ha procurado uno, no acudas a la cita sin preparártelo. La improvisación solamente funciona cuando antes has preparado en profundidad el tema.

Practica en casa. Siéntate frente al espejo e imagina que estás en el programa. La proyección mental puede ayudarte más de lo que piensas. El haber “vivido” ya la experiencia, calmará tus nervios y te dará mayor fluidez.

3. Recuerda que los radioyentes pueden “verte” a través de tu voz. No tengas miedo de hacer “teatro”.

Es importantísimo que tengas esto presente. Tu voz eres tú. En radio las personas te “sienten” a través de su forma de hablar. Expresa sin miedo tu simpatía, lleva tu ritmo, tu cadencia, tu expresión… No temas “actuar. Vive cada emoción. Siente cada palabra. Solamente podrás transmitirlo si tú lo sientes. “Lo que no proviene de un corazón no llegará a otro corazón” (Phil Bosmans).

Más del 90% de la comunicación es no verbal. Nos comunicamos con el cuerpo, con los gestos y las expresiones mucho más que con las palabras. Cuando no hay cuerpo, la voz debe convertirse en ese “cuerpo”, capaz de transmitir sensaciones que no están en las palabras, sino en cómo las dices.

Cuando hablas por teléfono, la persona que está al otro lado puede percibir, por tu voz, si estás contento o triste, enfadado o cansado… En radio es vital que dejes todo al otro lado de la “pecera” y que te desvistas de tu vida y te vistas de lo que está pasando en el programa. Tu mundo se reduce ahora a esas cuatro paredes, y lo único que existe es el tema que vas a comentar y tus pensamientos y sentimientos al respecto, así como los de los oyentes.

Tu voz debe ser capaz de transmitir todo lo que no pueden decir tus palabras.

4. No temas ser “tu mismo”. Las personas quieren tratar con personas.

¿Quieres conocer el secreto de los mejores locutores/conductores de radio? ¡Ser ellos mismos! Y no tener miedo de “desnudarse” delante de su audiencia.

No nos gusta hablar con máquinas. La comunicación de persona a persona incluye ese algo cálido y personal que damos al otro. Nuestras confidencias, nuestro cariño, nuestra risa sincera, nuestras opiniones… No hay nada más grande que puedas darle a tu audiencia que a ti mismo. Cuanto más auténtico seas, serás también más cercano y más real.

Como nota colateral, no olvides que no solamente debes aprender a hablar. También debes aprender a escuchar, al conductor del programa, el resto de invitados y los oyentes que llamen al programa.

5. Cuidado con los ruidos. Mantén el mismo volumen de voz (pero no seas monótono ni plano).

Es un detalle muy básico, pero debes tenerlo en cuenta para no arruinar el programa. Los folios hacen ruido. No los muevas. Nada de golpear la mesa con las manos o los pies. Cualquier pequeño ruidito se amplifica y resulta molesto.

Por otro lado, recuerda mantener el mismo volumen de voz para que el técnico no se vuelva loco. Nada de gritar y luego hablar super bajito. ¡Ojo! Eso no significa que seas monótono. No olvides lo comentado anteriormente. Debes expresarte lo mejor posible, y para ello tienes recursos como la cadencia, el ritmo, el uso de los silencios, la emoción, etc.

6. Parafrasea (si tienes que leer, mejor explícalo con tus propias palabras).

La lectura hace que pierdas naturalidad. Por muy bien que leas, siempre es mejor parafrasear y explicarlo con tus propias palabras. Para leer en radio es necesario tener un dominio muy grande de la lectura y de la dramatización, para que no se note que lees. Esto también es practicable y se aprende con los años.

7. Usa los silencios a tu favor.

Es normal que, al principio, el silencio te aterre… Lo interpretas como vacío, como no saber qué decir, como algo malo. Sin embargo es todo lo contrario. Debes aprender a manejarlo. El silencio es tu amigo y bien utilizado y bien colocado ofrece misterio, sosiego, cambio… Hay muchas maneras positivas de utilizarlo. No temas al silencio. Domínalo y utilízalo para enriquecer la locución.

Cuida tu postura y aprende a respirar con el diafragma. La respiración es tan importante como la voz.

Una buena idea para aprender a respirar y a colocar la voz es aprender a cantar. Es un buen momento para ingresar en un coro o tomar clases de canto.

8. Cuidado con la improvisación y las muletillas.

La improvisación solamente está permitida cuando tienes el tema muy estudiado. Lo contrario es una enorme falta de profesionalidad que, en alguna ocasión podría salirte bien, pero no es en absoluto recomendable. Tu audiencia merece el máximo que puedas ofrecer.

Las muletillas son algo inconsciente que hacemos, especialmente cuando estamos nerviosos. Relájate. Es muy posible que tu no las percibas, pero el conductor del programa y el técnico de sonido si lo harán, y te corregirán. Debes tomar nota de cuáles son tus muletillas y trabajar para eliminarlas.

9. El micro siempre debe estar a la misma distancia de la boca, y en el mismo ángulo.

Durante tus primeros contactos con el miro es normal que muevas la cabeza, o que te muevas en la silla. Pero ¡cuidado! Es importante que tu boca permanezca, durante todo el programa, orientada al micro. Debe estar a la misma distancia del mismo y en el mismo ángulo, para que tu voz no se “pierda”.

La mejor posición es sentarte en frente del conductor del programa, no al lado. Precisamente para que tu voz vaya bien dirigida. Si tienes a otro invitado al lado y necesitas mirarle, no olvides que tu boca debe estar orientada al micro, aunque esto signifique no poder ladear la cabeza totalmente para mirar a tu acompañante.

10. Cuida tu voz y aprende algunos ejercicios. Aprende a colocar y proyectar tu voz.

Si tu presencia en el estudio de radio va a ser algo habitual, debes aprender a cuidar tu voz. No gritar; no forzarla; resguardarte del frío y los cambios de temperatura; beber bastante agua y nunca fría; etc.

Si un futbolista necesita entrenar sus músculos para poder jugar un buen partido, tu necesitarás entrenar tus cuerdas vocales, y aprender a respirar, vocalizar, articular, pronunciar, a proyectar la voz y a modularla, para realizar buenos programas radiales. Hay muchos ejercicios que puedes encontrar por Internet, aunque si realmente vas a tomarte la locución en serio, un logopeda profesional puede ayudarte muchísimo.

Aprender a utilizar tu voz es absolutamente indispensable, para que no te dañes a la par que puedas ofrecer una locución de calidad.

No podemos olvidar que hablar en radio un arte, es parte del arte de la comunicación, y a comunicar también se aprende.

Referencias

Si te interesa el tema, Internet está lleno de consejos, pero aquí te dejo algunos básicos:

Ejercicios interesantes:

COMENTARIOS

Se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. No se responderán consultas sobre este asunto. Serán aceptados en este espacio solo comentarios relacionados a noticias y artículos y no anuncios comerciales. Por favor, mantenga todos los comentarios respetuosos y corteses con los autores y con otros lectores.

Esther Azón

About Esther Azón

Productora de TV & Redactora.
Avalada por su cocina, redactora hasta en vacaciones, jugadora serial de Catán, esposa y madre.

  • Geral Campos

    Gracias por tus consejos esto me ayudara !!! quiero locutar para una radio online desde casa así que estoy preparándome para hacerlo bien 😀

  • Carlos Alfonso Rojas Vargas

    Usaré esto para mejorar no sólo en la parte de locución, sino para la vida.?✌??

  • Steave Alcalde

    Buen artículo gracias por compartirlo.

Pin It on Pinterest